La cibercampaña en Castilla y León: Calisto, Facebook y más


cibercampanaTexto: María Monjas Eleta

Un titular, suelo decir en clase, debe dar información y en este parece que hay más preguntas que datos. ¿Cibercampaña en Castilla y León, una región donde el electorado está muy envejecido y es proco proclive a las nuevas tecnologías? ¿Quién o qué es Calisto? Las investigaciones, y algunos titulares, nacen de interrogantes y acaban con más preguntas, como en el caso del estudio. “La cibercampaña en Castilla y León. Elecciones autonómicas 2015” publicado por la Universidad de Valladolid.

Porque en Castilla y León también hay cibercampaña y no muy diferente a las analizadas en el ámbito nacional, según esta investigación en la que han participado varios socios de la APV. El estudio, que forma parte de un proyecto nacional de análisis de las estrategias de campaña on-line de los partidos españoles, ha sido coordinada por los profesores José Luis Dader (Universidad Complutense de Madrid) y Eva Campos-Domínguez (Universidad de Valladolid). Cierto es, podríamos concluir del estudio, que la campaña online se concibe como un refuerzo de la campaña tradicional, precisamente por las características de la población en nuestra región.

El estudio de la cibercampaña incluye un seguimiento de las páginas web y la red social de uso más extendido, Facebook, de las formaciones políticas con representación en la Cámara (PP, PSOE, IU, UPL y UPyD), más Ciudadanos y Podemos. Además, se entrevista a los responsables de los partidos que explican la organización de la campaña digital, algo poco habitual en los estudios y que, pese a una cierta reticencia a ofrecer ciertos datos, resulta muy interesante. En el trabajo ha participado un grupo de profesores e investigadores de la Uva: Carlos A. Ballesteros, Dafne Calvo, María Díez, Marta Redondo, Dunia Etura, Cristina González-Pedraz, Cristina Renedo y José Vidal Pelaz, junto a Michele Goulart de la Universidad de Maranhao (Brasil) y Carlos Muñiz de la Universidad Autónoma de Nuevo León (México).

Calisto

¿Quién o qué es Calisto? Pues es la “joya de la corona” en este ámbito del PP en palabras de Alfonso García Vicente, secretario de comunicación y director de comunicación online del PP a nivel regional y nacional y entrevistado para el estudio. Calisto es, como lo denominan en el libro, una “herramienta de computación de campañas”, o como está de moda ahora de big data, creada y desarrollada en Castilla y León y exportada a nivel nacional. Se trata de un software que gestiona información volcada en las redes y a partir de esos datos genera argumentarios que pueden ser utilizados por cualquiera de los 2.000 cargos públicos a los que presta servicio. La idea surgió, como se explica en el estudio, para dar respuesta a un problema básico en la comunidad autónoma más grande de Europa con casi 2.250 municipios con sus respectivos cargos públicos. No es un dato oculto, pero tampoco muy conocido y pone de relieve la importancia de la tecnología en los procesos electorales.

Pese a este avance, los partidos políticos de nuestra región se han incorporado tarde a las redes sociales. El estudio señala que los expertos en redes se incorporaron a la estructura de las organizaciones en 2014. De hecho, excepto en el PP, los equipos dedicados a comunicación electoral online son más bien voluntarios o amateur o contrataciones provisionales. Un asunto este provoca una doble reflexión. Por una parte, sobre la implicación política de los ciudadanos, y por otra, por la necesaria profesionalización de una tarea también propia de los periodistas.

El estudio analiza en detalle la utilización de Facebook como recurso electoral. Y una de sus conclusiones podría llevarnos a pensar en la red social como barómetro electoral ya que se observa que en los partidos que han demostrado un nivel más amplio de implicación de sus usuarios son los que han experimentado un crecimiento mayor de votantes, aunque no puede establecerse con el análisis si Facebook es causa o efecto de esta correlación.

Las buenas investigaciones, como esta que ha publicado la Universidad de Valladolid, proporcionan respuestas, pero también dejan abiertas preguntas. Los propios autores remarcan que sería necesario reforzar el estudio de la involucración en las redes sociales como un factor determinante en las cibercampañas electorales, ampliar la investigación a otras redes como Twitter y, en definitiva, replicar el estudio para observar la evolución de las campañas digitales. Como decía el titular con una expresión demasiado inconcreta para ese elemento de una noticia: y más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s