Nueva etapa, nuevas ilusiones y mismos objetivos: defender el periodismo y a sus profesionales


 

Arancha Jiménez, presidenta de la Asociación de la Prensa de Valladolid.

Que las nuevas etapas y desafíos llegan siempre cargados de nuevas ilusiones (y también de cierta osadía) es razonable, o al menos deseable, pero en el caso de la Asociación de la Prensa de Valladolid todo tiene muchísima relevancia: más de 100 años de historia y un legado social y cultural no siempre conocido pero de primer orden hacen imprescindible la ilusión y las ganas de seguir avanzando.

Desde que el pasado mes de mayo se produjera el relevo al frente de la Junta Directiva de la Asociación, que incorpora a nuevos compañeros cargados de ilusiones y proyectos y mantiene a otros que, en su condición de “veteranos”, nos siguen regalando su experiencia y visión de las cosas, este 3 de octubre afrontamos la “vuelta al cole” oficial: abrimos el curso con un nuevo número de El Tintero, que pasará a ser quincenal, y con la presentación del libro nuestro compañero Óscar Herrero.

Ambas iniciativas, al igual que el IV Premio Internacional de Periodismo ‘Cátedra Manu Leguineche’ obtenido por nuestro asociado Fidel Raso, reflejan el compromiso de esta Asociación con sus más de 200 integrantes y con todos los profesionales del periodismo de Valladolid.

Porque esa seguirá siendo la marca de la APV en el periodo recientemente abierto: la apertura, el apoyo y la proximidad a nuestros socios y compañeros, a quienes invitamos a ser parte activa de la vida de la Asociación con sus sugerencias, consejos y propuestas, y también la extensión de nuestra actividad a la sociedad vallisoletana de mano de la colaboración con las organizaciones y entidades que conforman su tejido y siempre bajo el paraguas de la defensa de la profesión y de sus profesionales, de nuestros compañeros.

Los meses de verano nos han servido para continuar trabajando en nuestros proyectos más conocidos, como el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes, al que queremos dotar aún de mayor brillo y excelencia, y también para dar pequeños pasos que esperamos nos lleven a alcanzar nuestros objetivos. En este escenario, trabajamos junto a la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) en la organización de una jornada con empresarios a quienes trasladar, de mano de nuestros profesionales, el valor y la importancia de la comunicación en la creación y consolidación de una marca y en la mejora del posicionamiento de un producto o servicio y de los resultados tangibles e intangibles de una empresa.

Es indudable que la universidad es uno de los ámbitos en los que nuestra presencia ha sido y seguirá siendo constante: junto a las actividades programadas en el ámbito académico y a medidas ya impulsadas en los cuatro últimos año, como la figura del pre-asociado, hemos dado ya los primeros pasos para que, en el marco de la asignatura de Deontología que se imparte en la titulación de Periodismo, tenga presencia activa la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo de la FAPE. Su labor, no nos cabe la menor duda, constituirá una aportación y una enseñanza fundamental para los ahora estudiantes que pronto serán compañeros en el ejercicio de la profesión.

La situación que aún padece un gran número de compañeros de la Escuela Superior de Periodismo y Comunicación Social (Espycs) ante la falta de un criterio unánime por parte del Ministerio de Educación en la homologación de los títulos expedidos por la Universidad de Gales ha sido ya objeto de diversas acciones por parte de la anterior Junta Directiva y también uno de los primeros objetivos afrontados por la actual. En este contexto, la APV invitó al Presidente de la Comisión de Garantías de la FAPE, Javier Alonso, a compartir su visión a propósito de la situación de nuestros compañeros para, juntos, poder explorar posibles vías para su acceso a la APV y a la FAPE. Aún quedan mucho trabajo por hacer en este campo, pero nuestro esfuerzo está comprometido en tratar de conseguir ese reconocimiento para ellos.

Todas estas acciones y propósitos no nos hacen perder de vista, en cualquier caso, la razón de ser de la Asociación: la representación de sus asociados y el desarrollo de actividades que propicien su perfeccionamiento profesional, así como la defensa de la libertad de prensa y de expresión en un escenario creciente de incertidumbres y complejidades y que precisa de un ejercicio profesional aún más comprometido, veraz y ético.

Es por eso que con mayor o menor acierto (¡esperamos que con mucho!) pero siempre con la intención de responder a las demandas y necesidades de la profesión, la APV sigue teniendo sus puertas abiertas a todos los que creen, con razón, que nos necesitamos juntos y fuertes. Os esperamos a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s