La mina de oro de las tertulias


Texto: Pedro Alonso López @pedroalonso7 / Fotos: UVA.

pedrocolumnismo2

A quién no le suenan nombres como los de Francisco Marhuenda, Eduardo Inda, Pablo Casado, Antonio Miguel Carmona, Tania Sánchez, Javier Sardá o Elisa Beni. Ellos forman parte de los contertulios estrella que día a día opinan en multitud de programas de debate que se reparten en la mayoría de las cadenas de televisión.

Un fenómeno que ha ido creciendo de forma exponencial desde 2009 y que ha logrado que las tertulias alcancen alrededor de 35 horas semanales de emisión, en muchos casos logrando cuotas de pantalla entre el 10 y el 15%. Algo impensable hasta hace poco tiempo.

Con el título “De profesión… tertuliano”, la periodista e investigadora Paloma Abejón, profesora también en la Facultad Complutense de Madrid y doctora en Periodismo, analizó durante el I Congreso Valladolid, capital del Columnismo, que tuvo lugar la pasada semana, el boom que está teniendo actualmente la programación parlamentaria en nuestro país, coincidiendo “con el descrédito de la clase política” algo que demuestra que “al público le sigue interesando”, comentó.

En el siglo XIX, el vocablo contertulio conllevaba “cierta dignidad y cualificación social”, definió Abejón. Hoy en día, muchos creen que es “una figura indocumentada que opina de todo sin saber de nada”, añadió. Un término que está “cayendo en demérito”. Sin duda, este problema viene acompañado por “la sobreinformación que contamina actualmente el panorama mediático español”.

Aunque no podemos olvidarnos de una cosa. El boom de las tertulias ha coincidido con el descrédito de la clase política, algo que en las listas que elabora el CIS sobre las mayores preocupaciones de los españoles, se sitúa en los puestos más altos. “En el año 2010, el 50% seguía la política en los medios, hoy ha subido al 65,5%” analizó Abejón.

Los políticos han encontrado una mina en estos programas de televisión y también en las emisoras de radio, porque de esta forma pueden llegar a un target mucho amplio e importante de la sociedad. Otra de las razones, es que se trata de formatos mucho más económicos que los que se utilizaban antaño.

pedrocolumnismo1Eso sí, como bien señala Paloma Abejón, “no es que los tertulianos ganen mucho dinero, es que los periodistas españolen ganan muy poco”. La opinión está en manos de reducido grupo de profesionales. Este género se paga muy por encima de la pura información y está protagonizado fundamentalmente por hombres.

En tiempos de crisis, los contertulios son “los nuevos intelectuales” de la sociedad de la información. El hecho de que las tertulias en televisión se caractericen por el espectáculo, está “en el propio ADN del medio”, desgrana Abejón.

Este formato se ha instalado en el campo de los tópicos y de los estereotipos. Una cosa está clara. Sólo cuando un periodista se significa políticamente, es llamado a una tertulia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s