“La historia de la columna es la de los desobedientes que quemaron el libro de estilo”, Fernando López Pan


Pedro Alonso López  @pedroalonso7 // Fotos: UVA.

pedro4Siempre se ha dicho que la columna es uno de los géneros más escurridizos del periodismo. No sirven los criterios tradicionales de la redacción y su contenido y su estilo es totalmente libre. Por eso, no existe una definición precisa. Martín Vivaldi escribió que “una columna es un espacio fijo que un medio reserva para una firma fija”. Quizá esta frase se acerque bastante a lo que actualmente entendemos de ella.

Fernando López Pan, presidente de la Sociedad Española de Periodística (SEP) y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, fue el encargado de inaugurar el I Congreso Valladolid, capital del columnismo, que durante tres días convirtió a la ciudad en un foro de debate sobre este género y su estado de salud, a través de una conferencia académica titulada “El columnista, un francotirador bien pertrechado”. Un formato que hoy en día se apoya cada vez más en la cultura, la riqueza del vocabulario y la personalidad definida del autor.

Es difícil definir lo que es la columna”, comentó López Pan. “Es el paratexto, todo aquello que rodea al texto”, añadió. “En el periodismo español, existe un tono demasiado beligerante”. Esa fue su razón fundamental para apostar por el título que dio paso a su conferencia. “El tono bélico forma parte del ADN nacional y cualquier tema desata las pasiones de los escritores”, prosiguió.

Para López Pan, la política es “el campo de batalla predilecto de los periodistas”. La historia de la columna es la de “los desobedientes que quemaron el libro de estilo”, ese que se encuentra en la cabecera de todas las redacciones y con el que han crecido los periodistas más importantes de nuestro país.

Tres son las reglas básicas en las que se debe apoyar un buen columnista según Fernando López Pan. La primera de ellas, se basa en “una riqueza cultural”. La segunda, en “un exquisito vocabulario”, clave para hacer fluir el texto, y en tercer y último lugar, “una personalidad muy bien definida”. Todo ello, con el firme propósito de lograr una argumentación sustentada en dos pilares: los hechos y los valores.

pedro3Es necesario aportar datos, fechas, cifras, testimonios a la hora de elaborar una columna” desgranó López Pan, pero también “hay que apostar por una serie de valores”, cuya diferencia está en “cómo los jerarquizamos”, ya sea de manera abstracta o concreta. “Tenemos que tener claro que la descripción no es ilimitada”, reiteró, puesto que el columnista siempre cuenta con un máximo de palabras que acotan su historia.

Por ello, concluyó con la idea de que a la hora de elaborar una columna, hay que apostar por la brevedad y la síntesis, y tener muy claro que nos dirigimos a una audiencia muy particular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s