Begoña Rodríguez: “El periodista debe estar en la calle contando el día a día de las personas, no tan pendiente de los grandes despachos”


TEXTO:  Beatriz Castañeda Aller / beacasall
IMAGEN:  Begoña Rodríguez

begoDiversificado y social. Así concibe  Begoña Rodríguez el periodismo actual, una interpretación que sin duda perpetúa con su ocupación y su carrera profesional. Esta licenciada en Periodismo por la Universidad de Valladolid es responsable en PROCOMAR Valladolid del proyecto ‘Medios de Comunicación comprometidos con la integración’, cuyo objetivo es mejorar el tratamiento informativo que realizan los medios de la información en materia de inmigración.

Un periodismo diversificado

“Cuando empecé la licenciatura, pensaba que mi futuro era trabajar sólo en televisión, radio o  prensa. Según fui avanzando en la carrera, descubrí que había otras opciones”, apunta Begoña. Y, efectivamente, es esto lo que está comprobando en su recorrido laboral y la realidad que pretende descubrir a los estudiantes. Ejemplo de ello es su ocupación en el área de comunicación de una ONG, aunque admite que hay infinitas posibilidades.

Además, asegura que, con la llegada de Internet, este hecho se ha intensificado aún más. Y no sólo ha convertido el periodismo en una actividad mucho más diversificada, sino también más social. “Internet es mucho más democrático y, gracias a él, se puede ser más humano y más libre”, afirma la periodista, tras lo cual añade: “Es la maravilla de Internet: siempre habrá alguien que cuente una historia y siempre habrá alguien que quiera escucharla”.

Un perro guardián de lo social

Begoña lo tiene claro: un periodismo en el que no haya denuncia, no es periodismo.Concibe la profesión como una forma de contar la realidad de la mejor forma posible y, aunque admite que la objetividad plena no existe, cree que es una actividad que debería estar lo más próxima posible a la honestidad absoluta. Esto supone contar todas las caras de la realidad, reflejar todos los aspectos de la sociedad. “Deberíamos contar la vida de la calle, el día a día de las personas. Contar realidades que nos identifiquen y nos ayuden a todos a entender el mundo, no hablar de cuatro personas importantes. Nuestra voz debería escucharse, somos la mayoría”, concluye.

Definitivamente, la vallisoletana demuestra ser fiel a sus principios. Desde su posición de técnico del proyecto ‘Inmigracionalismo’, denuncia el tratamiento erróneo que, en ocasiones, emplean los medios de comunicación hacia temas relacionados con la inmigración. Además, da voz a estas personas, cuya realidad tiende a ser desvirtuada y recluida en la sección de sucesos. Este proyecto, promovido por PROCOMAR, una ONG inscrita en la red ACOGE, constituye una especie de libro de estilo con consejos sobre cómo tratar de una forma más digna la inmigración, sin caer en estereotipos

Su proceso de construcción consta de varias partes. En primer lugar, un equipo eligevarios medios y analiza en ellos todas las noticias que tienen que ver con inmigración o refugio. Al detectar un error, los expertos contactan con los responsables del texto y, desde un modo constructivo y respetuoso, les informan sobre ciertos fallos que perciben y les indican cómo podrían evitarse.

La respuesta de los receptores es muy variada, pero Begoña afirma que “los periodistas deberían estar abiertos a la escucha y la crítica, siempre que se haga desde un modo constructivo. Al fin y al cabo, trabajan para la sociedad y, como usuarios, tenemos el derecho a exigir que nos llegue una información respetuosa y digna”. Sin embargo, sea cual sea la réplica, el fin del proyecto no se ve frustrado: va más allá de corregir a los medios, se trata de que se den cuenta de que hay alguien vigilando y, por tanto, cuiden más esta información.

El periodismo es un tesoro muy grande que debe ser gestionado con mucha humildad, mucho respeto, y siempre abierto a la crítica y a la réplica

Además, el proyecto cuenta con otra iniciativa llamada ‘Historias de vida’. Son entrevistas a usuarios; en este caso, de la red ACOGE. Personas migrantes que se han mostrado voluntarias para mostrar a los demás su historia de vida, cómo ha sido su proceso migratorio. Las vivencias son enviadas a los medios, que pueden o no publicarlas posteriormente. Sin embargo, el fin es demostrar que, detrás de todas esas cifras y nacionalidades vacías, existen personas con historias y atributos no tan distintos a los nuestros.

Begoña cree que los medios tienen una labor esencial a la hora de concienciar a la sociedad sobre este problema y eliminar los prejuicios predominantes en temas de inmigración. “El periodismo es  un tesoro muy grande que debe ser gestionado con mucha humildad, mucho respeto, y siempre abierto a la crítica y a la réplica”, afirma. A continuación, echa un vistazo a todas las personas que pueblan el bar donde nos encontramos y concluye: “El periodista debe ser humano y estar en la calle, contando las historias de este bar antes que las de los despachos que no afectan tanto a nuestro día a día”. Esperamos que podamos ver esto pronto en los medios, hasta entonces y, gracias a Begoña y el resto del equipo, podemos recurrir a las “historias de vida” archivadas en la web del programa ‘Inmigracionalismo’, donde nos toparemos con miradas muy similares a las nuestras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s