Música, futboleros


TEXTO: Carlos Santamaría
IMAGEN: InformaUVa

DSCN254822 de junio de 2008. Estadio Prater de Viena. España, la eterna aspirante en las grandes citas internacionales, se enfrenta en los innombrables cuartos de final a Italia, ese aburrido equipo que a base de empates siempre llega lejos. La tanda de penaltis hacía presagiar que iba a ser otra noche de decepción española y alegría transalpina, pero la diosa Fortuna quiso premiar el “Ganar, ganar, ganar y volver a ganar y ganar y ganar” del desaparecido Luis Aragonés y España acabó alzando al cielo vienés aquella Eurocopa, la primera de un legendario plantel del que aún hoy disfrutamos.

Es una de esas fechas que nunca se olvidan. Todos sabíamos lo que estábamos haciendo aquella mágica noche. También Mara Torres. Como ella misma reconoce, la presentadora del “único informativo que no habla de deportes” recuerda que estaba esperando el comienzo de un concierto de Vetusta Morla que acabó en una fiesta después del éxito de nuestros once heroicos jugadores. Siete años después, casualidad o causalidad, Mara Torres entabló en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid una animada charla titulada ‘El estadio: espacio natural’, con uno de los componentes de dicho grupo musical: su guitarrista y compositor Guillermo Galván.

Torres y Galván establecieron una inteligente relación entre fútbol y música, dos ríos que inexorablemente van a desembocar a un mar común: la cultura. Gracias al fútbol, podemos saber dónde se encuentra una determinada ciudad o a qué país pertenece dicha población. Sin embargo, a la pregunta de por qué somos de un determinado equipo ninguno supo dar una respuesta racional porque entran en juego factores como el emotivo y lo tradicional, si bien el balompié tiene una utilidad que traspasa lo sentimental. El primer estadio que visitó Galván fue precisamente el nuestro, el José Zorrilla. “Yo era del Betis y no sé por qué. Lo que sí sé es que me encantaba Poli Rincón y conseguí hacerme una foto con él. Luego me hice del Real Madrid porque mi padre era del Atleti”, bromea.

Es precisamente el escenario, en este caso el estadio, lo que comparten las estrellas de la música y del deporte. “Ni el músico ni el futbolista imaginan llegar ahí. Siempre que llegas significa algo”, admite Galván. Pero también existen diferencias porque como explica Torres, “al fútbol se acude para ver algo nuevo cada semana; en cambio, en un concierto no es necesario”. También sobre este punto se pronunció Galván al explicar cómo se comporta el público en un estadio en función del acontecimiento: “Las personas al ir al fútbol buscan un subidón, en un concierto quieren que su sentimiento hacia el cantante persista”, sentencia.

El fútbol, cuando se junta con la música, permite que nuestra sociedad se libere y desconecte de sus problemas mundanos. Como ocurrió el 22 de junio de 2008.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s