Eduardo Pedruelo: “El fondo fotográfico de la Asociación de la Prensa es fundamental para documentar la segunda mitad del siglo XX”


TEXTO: Fernando Sanz y Carmen Domínguez / @FernandoSanzMor y @Carmendoji
IMÁGENES: Fernando Sanz / @FernandoSanzMor

Archivo_Municipal_VA (5)Eduardo Pedruelo recibe a elTintero mientras retira documentación de su mesa. El Archivo Municipal de Valladolid prepara su próxima exposición y su director revisa cada detalle para que el puzle de papeles, manuscritos e imágenes se transforme en un relato inteligible de la historia de la ciudad. Las fuentes con las que cuenta el Archivo son muchas, pero cabe destacar el fondo fotográfico de la Asociación de la Prensa. Más de 70.000 imágenes provenientes de La Hoja del Lunes y del Diario Regional que recogen los principales eventos de Valladolid y España desde 1947 hasta 1984.

“El fondo fotográfico de la Asociación de la Prensa es fundamental para documentar la segunda mitad del siglo XX”, afirma categórico Pedruelo. “Es el más consultado por estudiosos de todas las materias, también por periodistas; sobre todo en lo que se refiere a las imágenes de ámbito local”.  Un amplio catálogo que también se nutre de las fotos de agencias como Cifra, EFE o AP que conformaban las secciones de nacional e internacional de aquellas publicaciones, pero que estuvo a punto de desaparecer no una, sino en dos ocasiones.

El primer rescate

Abril de 1982. Mientras el mundo observaba con asombro cómo Argentina se enfrentaba a Reino Unido en el conflicto de Las Malvinas, la prensa española libraba su guerra particular. El fin de la censura y de las limitaciones sobre la prensa enfrentaron a los medios nacionales, especialmente a Cambio 16, con las Asociaciones de la Prensa provinciales. Durante décadas, las Asociaciones de Periodistas habían aprovechado la obligación del descanso dominical del resto de cabeceras para publicar la Hoja del Lunes, un periódico que salía el primer día de la semana lo que les permitía financiarse y asegurar algunos puestos de trabajo.

En 1984, ante el temor de que se perdiera el patrimonio periodístico de la Asociación, Santiago J. Sáinz, jefe de prensa del Ayuntamiento y presidente de la Asociación, lo depositó en el Archivo Municipal

Con el levantamiento de la prohibición el 19 de abril del citado año, las pequeñas redacciones de las asociaciones no pudieron hacer frente a la competencia, por lo que empezaron a caer como fichas de dominó. A la Hoja del Lunes de la APV le llegó el turno en 1984. Ante el temor de que el patrimonio periodístico de la asociación se perdiera, el entonces jefe de prensa del Ayuntamiento y presidente de la Asociación, Santiago J. Sáinz, lo depositó el Archivo Municipal para que no acabara en un contenedor. “Hay momentos en los que lo importante es la acción y ahí se actuó”, asegura Pedruelo, “pero no se hizo ningún papel”. Unos años más tarde, la falta de cédula probatoria produjo una controversia entre la Fundación Municipal de Cultura y la APV, como se recoge en este artículo.

Los de ‘la piqueta’

Archivo_Municipal_VA (2)Con la cesión, las imágenes encontraron un lugar en el que descansar, pero no reposo. Antes de su actual ubicación en la rehabilitada Iglesia de San Agustín, el fondo se repartió entre numerosas dependencias municipales. “El fondo de la Asociación es uno más y hay que entender la peripecia vital Archivo Municipal”, explica su director. “La oficina física no estaba en un solo lugar. En un principio, se ubicaba en una habitación con una pequeña ventana a ras de suelo en la calle de Jesús, frente al Bar La Sepia”, señala. Una estancia “en la que no cabía nada” y que no suponía el mejor ambiente para la conservación de periódicos y fotografías. Pese a lo inadecuado del lugar, Eduardo Pedruelo recuerda con cariño aquel “ventano” del Ayuntamiento. Antes de dirigir el Archivo de Chancillería durante 9 años y el de Simancas otros 4, su carrera empezó allí con un estudio sobre los procuradores vallisoletanos del siglo XVI.

Pero el incremento de la actividad del Ayuntamiento y los nuevos soportes, como la fotocopia o la informática, hicieron que los fondos históricos se fueran redistribuyendo en otras sedes: el edificio de Chancillería, en alguna nave del Soto de la Medinilla o el Patio Herreriano, en el que se concentraba la mayor parte del catálogo de la APV. Fue en la remodelación de este último edificio – que hoy alberga el Museo de Arte Contemporáneo – cuando estas 70.000 imágenes corrieron el riesgo de desparecer por segunda vez. Una llamada alertó a los funcionarios del Archivo Municipal de que “los de la piqueta estaban en uno de sus sitios” y se apresuraron a reubicar las cajas para su conservación. “A veces es increíble el empeño de los documentos por resistir”, bromea Pedruelo.

Un tiempo nuevo

Desde 2001, el fondo fotográfico de la Asociación de la Prensa de Valladolid se encuentra adecuadamente custodiado en el Archivo Municipal. El proceso de catalogar las imágenes comenzó hace 7 años y ya se ha citado el 95% del total. Los ciudadanos también pueden acceder a ellas a través de la web del Ayuntamiento, aunque Pedruelo reconoce que pretende cambiarla en el futuro para “hacerla más amigable”. Una nueva vida que continúa en las redes sociales y que permite a las 70.000 fotografías que publicaron de La Hoja del Lunes y del Diario Regional completar el mosaico de la historia y los personajes de la provincia de Valladolid, y recordar a las generaciones futuras cómo era la vida cuando los periodistas descansaban los domingos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s