Luis Carmelo Rincón: “El periodista se ha puesto en el punto de mira, como el político”


Texto: Carmen Domínguez / @carmendoji y Henar Martín / @henarmartinpuen
Fotos:  Henar Martín / @henarmartinpuen y Archivo Municipal de Valladolid

No podríamos estar hablando de la Asociación de la Prensa de Valladolid sin la aportación de Luis Carmelo Rincón. Periodista curtido en los albores de la transición y el paso a la democracia en cabeceras como Diario Libertad o Semanario Palenque que se distribuía en las nueve provincias de la comunidad y cuyo primer número salió a la calle en agosto del 1978. Trabajos que compaginó con colaboraciones en Radio Popular de Valladolid, Cadena COPE, tras cursar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid. Eran tiempos de agitación política y social en la que la labor del periodista de entonces dista mucho de la actualidad. En aquella época no existían los teléfonos móviles y la agenda informativa del día a día la marcaba el propio olfato del reportero de calle.

Luis Carmelo Rincón (primero por la izquierda) en una rueda de prensa de Fernando Arias Salgado, entonces Dtor. Gral. de RTVE

Luis Carmelo Rincón (primero por la izquierda) en una rueda de prensa de Fernando Arias Salgado, entonces Dtor. Gral. de RTVE

elTINTERO: ¿Cómo era la Asociación de la Prensa de Valladolid antes de la desaparición de la Hoja del Lunes?

Luis Carmelo Rincón: La asociación de la prensa de Valladolid era una de las mas antiguas de España. Eran asociaciones de ayuda al afiliado. Su función era asistencial con becas para huérfanos, entre otros servicios. Más tarde, van cogiendo vida con la organización de bailes, corridas de toros y actos con mucha presencia en la ciudad. Unos servicios que pueden realizar gracias al respaldo económico que les otorga la edición y publicación de la denominada “Hoja del Lunes” que coge fuerza al cubrir el vacío dejado por la prohibición de la época para que los periódicos salgan el primer día de la semana. Sin embargo, eran estructuras bastante obsoletas en cuanto a maquinaria y redacciones. La llegada de otros medios marca su fecha de desaparición.

elTINTERO: Después pasa unos años desaparecida, ¿cómo se dan los primeros pasos para su constitución?

L.C.R: Hay un vacío grande durante unos años y empieza a moverse la necesidad de recuperarla. Entonces se crea una gestora que acaba convirtiéndose en la primera Junta Directiva, con Pedro Damián, Paco Forjas, Antonio Álamo… entre otros al frente. Conozco bien el origen de la refundación porque yo entré como vocal de la primera Junta Directiva cuando sale Julián Ballesteros. Hay un cierto interés en que había que hacer algo, era una nueva generación de gente que venía. Nos tocaba coger el relevo y había mucha ilusión.

elTINTERO: Ocupaste la presidencia de la Asociación de la Prensa de Valladolid de 1997 hasta 2004, un tiempo en el que la APV encontró la estabilidad que tanto necesitaba..

L.C.R: La asociación era por aquel entonces la cartera de Pedro Damián, que llevaba todos los papeles de un sitio a otro. No tenía un espacio físico donde reunirse, tener un listado de socios…. Nuestro primer interés era asentarla y darle estabilidad. Buscando alquileres encontramos una oficina que convertimos en la primera sede, en el Teatro Lope de Vega. Después, y como siempre pasa, fruto de las casualidades, conocía al dueño de los pisos de la actual sede de la calle Ferrari y decidimos trasladarnos allí. Después de cumplir con la primera misión, la de asentar la sede, lo fundamental era hacer crecer la asociación en el número de socios y darle estabilidad económica.

A diferencia de las generaciones actuales, nosotros hemos desarrollado el periodismo en un ambiente más combativo y teníamos un mayor conciencia ética de nuestra labor. Ahora son más oficinistas

elTINTERO: Una de las tareas más importantes fue la de donar el Archivo fotográfico de la Hoja del Lunes, un fondo documental que, en la actualidad, se encuentra custodiada en el Archivo Provincial.

L.C.R: El patrimonio más importante de la APV era su archivo fotográfico. Tras la desaparición de la APV, el archivo lo formaban cajones de fotos tirados en la Feria de Muestras hasta que la primera junta directiva se marca como prioridad recuperarlo. Hablamos con el Ayuntamiento y se decide su cesión bajo una serie de condiciones, como que siempre se citase o que siempre que hubiera cesiones, se hiciera saber. Se constituyó una sección en el Archivo Provincial en la que Mariano Cañas (por aquel entones secretario del alcalde) y Máximo Regidor estuvieron colaborando catalogando las fotos.

elTINTERO: ¿Cuál era el principal debate dentro de la profesión?

L.C.R.: Los debates de la profesión eran otros. Había un debate muy fuerte sobre si la fórmula buena era colegio, asociación o sindicato.

elTINTERO: De lo que no se hablaba era de la palabra precariedad..

L.C.R.: Bueno, la precariedad empezaba a apuntar. Hicimos algunos reportajes. Se empezaba a hablar de emprendimiento, autoempleo… se empezaban a montar pequeños gabinetes de prensa, pequeñas agencias.

la foto 3elTINTERO:  ¿Cómo ha cambiado la labor del periodista en estos años?

L.C.R: Ha cambiado mucho y para mal, porque es un lugar común lo que nos ha pasado. Se ha juntado todo de tal forma que el periodismo como ejercicio y profesión están en un momento muy crudo porque se ha hundido la industria como consecuencia de la crisis económica que ha traído consigo un descrédito del ejercicio profesional.

elTINTERO: La crisis pasará pero ¿la credibilidad la vamos a recuperar?

L.C.R.: No hace falta pedir héroes, para nada, ni poner en riesgo su vida. El periodista se ha convertido en alguien que para el lector o el espectador no es muy de fiar; se ha puesto en el punto de mira como el político. Hay que pensar que algo habremos hecho mal. A diferencia de las generaciones actuales, nosotros hemos desarrollado el periodismo en un ambiente más combativo y teníamos un mayor conciencia ética de nuestra labor. Ahora son más oficinistas. Hay una falta de creatividad que viene, además de la precariedad, por la sobreabundancia de información.

elTINTERO: ¿Cuál debe ser el papel que debe desempeñar el periodista de esta nueva era?

L.C.R.: El papel del periodista catalogar, seleccionar y gestionar la información en una época de sobreabundancia. Cuando la gente se de cuenta de que no le basta con que le atiborren de información va a buscar alguien fiable que le dé credibilidad. La principal labor es volver a la credibilidad. Reinventar y volver a la credibilidad es fundamental

Luis Carmelo Rincón es desde 2011 Jefe de Prensa de la Subdelegación del Gobierno en Valladolid.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s