Lo dice la tele


DUNIA ETURA / @duniaetura

Mujeres-por-la-equidad-de-géneroHace 20 años los Estados miembros de la ONU se pusieron de acuerdo para destacar el papel determinante de los medios de comunicación en el desmantelamiento de los estereotipos de género como un paso necesario para la consecución de la igualdad. Para ello convinieron que los mass media y las mujeres fueran uno de los doce focos de especial interés de la Plataforma de Acción de Beijing e invitaron a éstos  a poner en marcha nuevas actitudes que ayudaran a cambiar el paradigma de los estereotipos y roles de género existente hasta ese momento y que se antojaban inamovibles gracias a la labor de los medios de comunicación -reforzándolos con su divulgación- y a la de la sociedad y las familias a través de la educación.

Durante todo el mes de mayo ONU MUJERES ha querido conmemorar este aniversario a través de diferentes acciones que ponen de relieve que, si bien es verdad, en estas dos últimas décadas se han dado pasos adelante, aún queda muchísimo por hacer. International Women’s Media Foundation advierte que  el 73% de los altos cargos directivos en el sector de los medios de comunicación son hombres. Pero la desigualdad va más allá de la toma de decisiones de las empresas y afecta de lleno a los contenidos; según el estudio Global Media Monitoring Project (GMMP) el 46% de las noticias que se emiten en los medios promueven los estereotipos de género y solo un exiguo 6% pone el acento en la igualdad.

Como por desgracia a menudo observamos, el efecto más terrible y devastador de la desigualdad es la violencia de género, una lacra que no conseguimos desterrar de nuestra sociedad y que pone el foco de campañas del Ministerios de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad entre otras Instituciones. Esta misma semana, hemos podido ver en el programa La Mañana de La1 de TVE, un ejemplo de cómo los medios de comunicación son responsables de difundir prejuicios que ayudan a perpetuar la desigualdad y, por lo tanto, la violencia en nuestra sociedad.

El 73% de los altos cargos directivos en el sector de los medios de comunicación son hombres;  el 46% de las noticias que se emiten en los medios promueven los estereotipos de género y solo un 6% pone el acento en la igualdad

Carmen Serrano, presentó bajo el título “No te hagas líos: las víctimas de maltrato no tienen género” un falso debate que ponía en entredicho la existencia de la violencia de género y, por enésima vez, en duda la veracidad de las denuncias de las mujeres víctimas de este fracaso social. Además de utilizar de manera confusa, sin aportar ningún dato, los casos de hombres asesinados por sus parejas como arma arrojadiza contra la Ley de Violencia de Género y la lucha contra ésta.  Un falso debate porque la presentadora, que demostró nula preparación en cuestiones de género, no hizo más que verter afirmaciones que podríamos incluir dentro de la opinión si no fuera porque existen datos fehacientes que las contradicen contundentemente.

Es categóricamente erróneo que las denuncias falsas por violencia de género sean altas; los datos que aporta el Consejo General del Poder Judicial en su memoria del 2014 hablan de que, en los últimos cinco años,  los casos abiertos por denuncias falsas representan un 0’010%. Afirmar que las mujeres que se encuentran en un proceso de divorcio y que además han interpuesto una denuncia por violencia de género lo hacen para poder sacar mayor provecho del litigio es un insulto para todas las mujeres que se deciden a denunciar, además de mostrar lo lejos que se encuentran  quienes hacen estas afirmaciones de la realidad que viven las víctimas de maltrato en el proceso judicial, para nada un camino de rosas.

Es poco ético plantear la lucha contra una injusticia existente, a costa de demonizar otras

Los casos de hombres que mueren a manos de sus parejas son reales y aunque el número de victimas sea infinitamente menor al de lasmujeres asesinadas por sus parejas, no debemos olvidarnos de ellos. Dicho esto, es poco ético plantear la lucha contra una injusticia existente, a costa de demonizar otras, porque cabe la posibilidad de que parezca más un intento de desprestigio que mostrar una preocupación real sobre un problema existente. Evidentemente existen muchas causas por las que hay que luchar, pero plantearlas como excluyentes permite sospechar, cuanto menos, de la intención final.

No es honesto hacia los espectadores presentar un tema harto complicado con disfraz de rigurosidad sin aportar ni un solo dato, ni es íntegro presentar como información lo que no es más que opinión. Desde el 2003 hasta marzo de este años han sido asesinadas por sus parejas 769 mujeres, ante datos así entiendo que ha de quedar excluida la opinión.

Es necesario abrir debates para avanzar en la lucha contra las injusticias y las desigualdades, pero debates que contengan lo mejor del periodismo: rigurosidad, fuentes fidedignas, datos fiables y contrastados, especialistas en la materia que aporten luz, etc. Pero también es necesario que la función del periodista sea la de  intermediario entre la información y el espectador, para que a éste le llegue de la forma más veraz posible.

Hacerse eco de falacias que no hacen más que perpetuar los estereotipos que causan la violencia de género y presentarlas como verdaderas, no es solo éticamente reprochable, también se asemeja demasiado a esas casi inexistentes denuncias falsas que tanto se empeñan en poner de relieve. Utilizar, además, la televisión pública para hacerlo es una irresponsabilidad.LOGO-016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s