El periodismo tras la matanza de Charlie Hebdo


Redacción elTINTERO

 

charliehebdoportadaLa revista satírica “Charlie Hebdo” tiraba hasta la semana pasada 60.000 ejemplares. El pasado miércoles volvió a la calle tras el brutal atentado que costó la vida a 12 personas (la mayoría periodistas del semanario incluido su director) con una tirada inicial de 3 millones de ejemplares, que se ha tenido que ampliar hasta los 7 millones. Aún así es misión casi imposible conseguir alguna de esas revistas del número 1.178 de “Charlie Hebdo”.

Es la respuesta de la ciudadanía francesa y de todo el mundo occidental ante la barbarie. No hay miedo: frente al terrorismo que busca acallar las plumas, una tirada histórica y los que consiguieron su ejemplar exhibiéndolo como un trofeo a la libertad de expresión. En la portada una caricatura del profeta Mahoma sostiene un cartel con el lema que ha servido para recordar a los dibujantes fallecidos “Je suis Charlie”. Sobre él y bajo la cabecera del semanario la frase “Todo está perdonado” como mensaje conciliador de la revista a la comunidad musulmana.

El ataque terrorista contra “Charlie Hebdo” ha sido un ataque contra la libertad de expresión a través de uno de sus pilares, el periodismo. Un intento de censurar  y de vengar la crítica intolerable en la cultura democrática. Los periodistas hemos reaccionado con firmeza y valentía para decir alto y claro que la libertad de expresión no es negociable. Ante su demostración de fuerza a través de la barbarie violenta, se ha respondido con la fuerza de la democracia. Con la voz y las palabras, que jamás morirán por sus balas.

Dicho todo esto, dejando el desprecio y la condena más firme contra quienes quieren imponer las ideas a través de la violencia, todo lo sucedido los últimos días también debería despertar algunas reflexiones en los periodistas.

¿Por qué los periodistas se han convertido en objetivo prioritario de los yihadistas?

Los terroristas buscan sacar el máximo partido a sus abominables atentados y asesinatos. El periodista se ha convertido en uno de sus objetivos preferidos. Han sido periodistas la mayoría de los secuestrados ejecutados por el autodenominado Estado Islámico. Saben que matando un periodista, su asesinato conseguirá casi de inmediato fama mundial, aunque sea de repulsa y condena; consiguen que millones y millones de ciudadanos de todo el mundo escuchen su mensaje y vean sus atrocidades.

Les estamos sirviendo como gigante amplificador de su mensaje de odio y de venganza, de su declaración constante de guerra santa.  En este sentido, los atentados de París ha sido un rotundo éxito para su causa. Durante días toda la información internacional ha girado en torno a su matanza y a su mensaje radical. El miedo ha vuelto a las ciudades europeas como tras el 11-S, el 11-M o el 7-J. No se debe ceder ni un centímetro en nuestra libertad de información, ni caer en la autocensura que busca también provocar el terror. Pero tampoco se debe buscar un periodismo espectáculo que utilizando una y otra vez su vídeos terroristas o sus asesinatos a sangre fría, ayuden sin querer a su causa yihadista.

¿Usamos otra vara de medir para lo que publicamos sobre otras culturas o religiones?

La nueva portada de “Charlie Hebdo” que de nuevo dibuja al profeta Mahoma ha indignado a musulmanes de todo el planeta y no solo a las facciones fundamentalistas ni a los países gobernados por radicales. Por ejemplo Turquía, que envió representación a la manifestación de repulsa de París, también ha criticado la nueva entrega. Para todos los musulmanes representar a Mahoma es sentido como un ataque, y más si se le dibuja dentro de una caricatura de contenido satírico.

Quizá este punto también merecería una reflexión. La libertad de expresión es sagrada, pero se debería tener especial sensibilidad con temas tan sensibles y profundos. La tolerancia y el respeto, otros de los valores de los que presume la vieja Europa, también pasan por evitar comportamientos que hieran las convicciones de los demás. ¿Qué pasaría si un periódico musulmán o español dibujara a Jesús violando a un niño, o ametrallando a otras personas? Seguro que también pondríamos el grito en el cielo, nunca mejor dicho. Evidentemente la diferencia es decisiva, jamás supondría ni justificaría ningún acto violento. Pero quizá insistiendo en las caricaturas de su dios estamos faltando el respeto y generando más odio, en vez de reafirmar nuestra libertad.

¿Debe el periodismo alzarse como mártir? 

Muchos periodistas consideran un error la tendencia actual de que en muchos casos el periodista se convierta en absoluto protagonista de las noticias. Hay quien asegura incluso que es una falta contra una de las normas básicas de la profesión. El periodista debe ser el mensajero, el nexo entre lo que sucede y los ciudadanos, el que haga las preguntas y las investigaciones para controlar los poderes en nombre de los ciudadanos… pero nunca el protagonista.

El homenaje a los compañeros asesinados en “Charlie Hebdo” es merecido y nada criticable. Dieron su vida por la libertad y fueron ametrallados por la intolerancia. Pero muchos medios y periodistas están aprovechando este momento para alzarse como únicos garantes de la libertad, como mártires a los que hay que aplaudir constantemente. Se equivocan. Informar es nuestro deber y nuestra profesión. Debemos exigir las condiciones necesarias para se respete nuestra función y nuestros derechos, pero como colectivo y nunca para acaparar el protagonismo.

El atentado de París debe servir para reafirmarnos en nuestra lucha diaria, cada uno desde su lugar, por la libertad de expresión y por la necesidad de una profesión que es parte de la médula de la democracia. Pero porque aquí se puede analizar, criticar, opinar y corregir, también debería servirnos para reflexionar sobre cómo hemos actuado y cómo sería mejor que actuásemos a partir de ahora.

“La libertad de expresión no es negociable”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s