María Ángeles Sastre: “Un periodista es también un corrector”


ANA GARRIDO Y CARLOS SANTAMARÍA / @garridoiros

tintero1A lo largo de tres horas, María Ángeles Sastre repasó pormenorizadamente ante los asistentes al curso “(Des)encuentros entre los usos y las normas del español” los aspectos ortográficos, fónicos, ortotipográficos, gramaticales y léxicos erróneos más comunes en la lectura o escucha diaria de los medios de comunicación con el propósito de orientar a los futuros profesionales, y a los que están en activo, para que sepan interpretar el diccionario y no cometer errores importantes cuando “asaltan las dudas”. De algún modo, para María Ángeles Sastre “un periodista es también un corrector” que incita a los ciudadanos a escribir bien o mal.

Los problemas y dudas que el 99% de los españoles (por no decir el 100%) tenemos con nuestro propio idioma proceden de una errónea adquisición de los conocimientos desde que somos niños. Pese a que en ocasiones el diccionario muestra “sus preferencias”, una recomendación de la Real Academia sí debe ser considerada “una orden” a juicio de esta profesora de Lengua española de la UVA por cuyas clases han pasado varias generaciones de estudiantes de Periodismo. En su opinión, no todos los diccionarios se comportan igual y la realidad va por delante de la Lengua, hasta el punto de que en los medios se toman muchas decisiones “de línea editorial” relativas al lenguaje. Para Sastre, lo importante es lograr la mayor homogeneidad posible y tener criterio, evitando que la ideología adelante a la gramática, como ocurre con la utilización de los géneros.

tintero2Los errores ortográficos son los que con mayor frecuencia encontramos al leer un periódico, revista, circular… Dos ejemplos que aún nos siguen sorprendiendo: guion y truhan. No. No nos hemos equivocado, aunque parezca lo contrario. Estas dos palabras, que seguramente el lector ha acentuado siempre, no llevan tilde sencillamente porque son monosílabas.

Todos estos son aspectos a tener muy en cuenta porque una correcta redacción nos ayuda a ‘locutar’ mejor una noticia. Hay una palabra que tiene su miga: dinamo. Cuando hablamos del generador eléctrico, la palabra es llana, pero cuando lo hacemos de un equipo de fútbol, como puede ser el Dinamo Zagreb, no se pone tilde en la ‘i’, a pesar de que la sílaba fuerte es ‘di’. Explicación: Dinamo es una palabra de origen eslavo que significa fuerza. El ruso, el polaco, el croata… son idiomas oficiales que no se deben castellanizar. La costumbre de ‘españolizar’ estos términos viene de Sudamérica y paulatinamente se ha ido convirtiendo en un vicio a evitar.

DESencuentrosA estos errores en la pronunciación se unen variaciones dialectales, uso de siglas, abreviaturas y símbolos e, incluso ciertas modas en las expresiones, para concluir en la importancia de la buena preparación de los docentes, cuya influencia es mucho más determinante que la del ámbito familiar, y en la constatación de que la proliferación de libros de estilo “no merece la pena”. Según María Ángeles Sastre, estos manuales “no están hechos por lingüistas” y deberían ocuparse más de la tipografía o los aspectos gráficos, y por tanto de lo que es opcional, y menos de cuestiones gramaticales y ortográficas, que son comunes para todos.

Por último, la docente animó a los asistentes al curso a conocer y saber utilizar la Lengua porque “un periódico es una mina de información” y es muy difícil leer y entender muchos textos “sin cultura ni mundo vivido”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s