Periodismo y Patrimonio Cultural


BEATRIZ S. OLANDÍA / @beatrizolandia

IMG-20141115-WA0008Para entender la relación entre los medios de comunicación y el patrimonio que nos rodea es necesario entender cómo funcionan los propios medios, los problemas a los que se enfrentan los periodistas en su día a día y cómo transmitir a la sociedad la información referente al patrimonio de la mejor manera posible.

En primer lugar, hay que llamar la atención sobre un tipo de patrimonio, el inmaterial, que a menudo no se tiene en cuenta, o al menos los periodistas no lo percibimos como tal. La primera idea -errónea- que nos viene a la cabeza al hablar de patrimonio es la catedral de León o el acueducto de Segovia, por poner dos ejemplos claros. Es decir, piedra y tamaño. Sin embargo, todo ese conjunto de costumbres, expresiones y conocimientos que dan forma al patrimonio inmaterial, es uno de los mejor tratados, al menos en esta comunidad, por lo medios de comunicación, que difunden de manera prolífica esos acontecimientos, eso sí, sin tener muy claro que se trata de patrimonio también. Ese legado es fácilmente identificable en los medios de comunicación hoy por hoy, sobre todo en los locales.

Pero, ¿qué pasa con el resto? ¿Por qué es tan importante que el patrimonio se difunda en los medios de comunicación? Hay una premisa, injusta, pero que en parte es cierta, que dice que lo que no sale en los medios de comunicación, no existe. Así que tenemos una ardua tarea por delante: devolver a la vida ese patrimonio que ha caído en el olvido y hacer incluso que trascienda el ámbito local.

El conocimiento es fundamental para proteger el patrimonio. Sin ese conocimiento no hay conciencia de lo que se tiene, de su estado, y por lo tanto, es imposible su conservación y su divulgación. Por ello los medios son fundamentales para que la población -porque el patrimonio, más allá de custodias, posesiones o titularidades, es del pueblo- sepa qué tiene, tome conciencia de su importancia y actúe en consecuencia.

El conocimiento es fundamental para proteger el patrimonio; sin ese conocimiento no hay conciencia de lo que se tiene, de su estado, y por lo tanto, es imposible su conservación y su divulgación

Una vez concienciados de que la transmisión de esa información es importante, veamos qué hacer para dar a conocer el patrimonio. Para que esa divulgación en los medios se produzca, primero debemos acceder a la información los periodistas. Una de las fuentes a la que podemos acudir, más allá de las administraciones o los particulares que hacen alguna denuncia, son las asociaciones que trabajan por y para el patrimonio. El primer escollo que hay que superar es el conocimiento, una primera toma de contacto entre el periodista y la asociación, y que puede partir de cualquiera de las dos partes. Esto puede parecer muy básico pero hay ocasiones en las que se espera a que seamos nosotros quienes demos el primer paso. El motivo es que esos ‘custodios’ del patrimonio conocen el tema de primera mano y consideran que es tan importante que es imposible que a alguien se le escape. Pero no hay ni tiempo, ni medios ni gente suficiente para llegar a todo. Por lo tanto, la primera labor de concienciación y sensibilización ha de ser con nosotros mismos, con los periodistas, y no hay que esperar que los medios llamen a nuestra puerta.

ARPA-2014Una vez establecido ese canal de contacto, como ya he comentado, hay muchos problemas a los que enfrentarse. La inmediatez con la que se trabaja en los medios de comunicación es una: tenemos que ir rápido, sin perder tiempo. La falta de medios es otro obstáculo: somos pocos para mucha información que, además, debemos recabar, elaborar y ofrecer sin perder tiempo. Es por ello por lo que desgraciadamente, sólo nos movemos cuando hay problemas, cuando algo se cae, por ejemplo. O bien, cuando las instituciones están detrás: si Ayuntamiento, Diputación o Junta llevan a cabo algo que tenga que ver con el patrimonio, den por hecho que aparecerá en los medios.

Mejorar los cauces de comunicación, por lo tanto, es importante, pero no lo son menos las formas en las que nos dirigimos unos a otros; es un aspecto fundamental para que la relación asociaciones/medios de comunicación sea fructífera. Para ello, lo ideal sería que al igual que el periodista que cubre un tema sobre patrimonio se documente o se prepare para ello, una asociación que aspira a mantener una relación con los medios de comunicación, sepa hacerlo de la forma más profesional posible.

Cuando el contacto se ha llevado a cabo y la información está en manos del periodista, el siguiente paso es hacer de ese vellón de datos algo atractivo y comprensible. Escribimos y hablamos para la gente, no para las asociaciones ni los entendidos en arte. Por eso todas las partes implicadas han de esforzarse en facilitar y popularizar la información, que no vulgarizarla. Por eso, aún teniendo en cuenta las dificultades ya expuestas -tiempo, medios, carga de trabajo…- considero muy importante que el periodista complemente la información recabada con otra obtenida de otras fuentes, como libros o artículos. Eso sí, teniendo en cuenta que esa actitud es un lujo que se pueden dar muy pocos hoy en día dada la situación mediática en la que nos encontramos.

María Monjas, en su libro ‘Patrimonio cultual y prensa’, define el periodismo especializado en cultura como aquel que informa y valora acontecimientos que se relacionan con el concepto de cultura de cada época. Sin embargo, la especialización en nuestra comunidad hoy por hoy es sólo posible en los medios impresos. La radio y la televisión, salvo excepciones que se hacen aún más raras conforme se reduce su ámbito de nacional a local, no cuentan con espacios dedicados en exclusiva a la cultura. Se informa sobre ello dentro del cajón desastre que es la actualidad. Ello conlleva que sea muy complicado informar si, puramente, no ha ocurrido nada nuevo.

Hoy en día es muy complicado informar sobre patrimonio si puramente no ha ocurrido nada

Con unos medios de comunicación cuya especialización se ha perdido prácticamente la existencia de un periodista especializado es igual de complicado. Angélica Tanarro, jefa de cultura del Norte de Castilla, afirmaba en el libro de Monjas que “La calidad de la información sube cuando una misma persona está haciendo un seguimiento continuado de los temas”. Aún estando completamente de acuerdo, la realidad es que tan sólo resisten esa especialización los medios nacionales, los periódicos y las agencias de comunicación. Televisión y radio, más si se trata de medios locales o regionales, los periodistas han de ser capaces de escribir de cualquier tema controlando la información y haciéndola entendible a la sociedad.

Mar González Mena, redactora jefe de Cope Burgos, reflexionaba en el boletin mensual digital de la Fundación Atapuerca de febrero de 2009 sobre la repercusión mediática del yacimiento. En él aseguraba que Atapuerca es el elemento patrimonial de Castilla y León que más aparece en los periódicos, con una presencia constante en los medios de comunicación a lo largo de todo el año.

Evidentemente, la capacidad económica con la que cuenta Atapuerca es excepcional y además, cuenta con otro factor importante: se habla de hallazgos, novedades incluso para los investigadores y que, además, arrojan luz en esas eternas preguntas a las que la Humanidad sigue empeñada en responder, como son el ‘¿de dónde venimos’ o ‘¿a dónde vamos?’.

Otro de los puntos fuerte de este caso es el equipo de investigación de Atapuerca, que se caracteriza por su gran capacidad de comunicación; es decir, son unos expertos absolutos en su materia pero, además, saben explicárselo al resto de los mortales.

Salvando las distancias lógicas que nos separan de un ejemplo como el de Atapuerca, podemos extraer una serie de conclusiones aplicables a cualquier caso. Los buenos resultados mediáticos del yacimiento de Atapuerca se deben, en primer lugar, a la naturaleza del mismo. Pero miremos el resto de elementos de la ecuación. Su buena política de comunicación y la habilidad de sus responsables a la hora de comunicar son fundamentales. Es decir: saben a quién comunicar, cómo y cuándo hacerlo, y además, de forma que lo entendamos todos. Y eso es algo a lo que todos deberíamos aspirar porque sólo así lograremos que la información referente al patrimonio llegue de verdad, cale y la gente demande más.

La buena política de comunicación y la habilidad de los responsables de Atapuerca a la hora de transmitir la información hacen del yacimiento un ejemplo a seguir

Para terminar, rescataré algunas ideas para que queden claras y conseguir un objetivo: que la información sobre patrimonio en los medios sea cada vez mayor y cada vez mejor.

Primero: es necesario una relación lo más profesional posible entre las fuentes y los medios. En el caso de las instituciones y administraciones, ese punto está superado, pero nos queda trabajo por hacer en el caso de las asociaciones.

En segundo lugar: hacer frente a los problemas, es decir, la falta de especialización, escasez de tiempo y de medios y la carga de trabajo que soportamos los periodistas; y eso se supera con el compromiso de elaborar concienzudamente la información, haciéndola comprensible, fácil y didáctica. Y esto no es sólo labor del periodista.

Y en tercer lugar: analizar y exprimir al máximo las posibilidades de cada testimonio patrimonial. Buscar los puntos fuertes y transmitirlos de la mejor manera posible con una buena política de comunicación.

Beatriz Sanjuán, del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, dice: “Frente al distanciamiento espacial y temporal que sufre el hombre moderno, el patrimonio cultural se proyecta como amarre”. Esa es la importancia del Patrimonio, nos une a nuestra tierra y nuestra sociedad, y entre todos podemos hacer que esos lazos sean más fuertes y más resistentes.

Anuncios

Un comentario en “Periodismo y Patrimonio Cultural

  1. Pingback: Quo vadis, Periodismo? « Beatriz S. Olandía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s