Manuel Belver: “Un descenso también afecta a los lectores y a las ventas, no sólo a los periodistas”


Texto e imagen: CARLOS SANTAMARÍA

manu1Como los malos estudiantes, el Real Valladolid dejó para mayo los exámenes finales. Y un curso tan exigente como la Primera División requiere de un trabajo constante ya desde julio. El entrenador, Juan Ignacio Martínez, ha sido ese profesor incapaz de motivar a los alumnos y el presidente, Carlos Suárez, ese director que no ha sabido defender su colegio ante la alarmante falta de recursos de la que carecía. Sin embargo, el periodista de El Día de ValladolidManuel Belver, cree que en un plazo de tiempo no demasiado largo, el Pucela volverá a sacar buena nota y estará de nuevo con los equipos más sobresalientes del fútbol español.

Carlos Santamaría.- El Real Valladolid desciende a Segunda División con todo lo que ello conlleva. ¿Por qué se ha llegado a esta situación?

Manuel Belver.- El resumen es ese. Durante toda la temporada se ha barruntado la posibilidad del descenso porque desde el principio no han salido bien las cosas, a pesar de que el Real Valladolid ha hecho una muy buena temporada en casa y una pésima y horrorosa temporada fuera de Zorrilla y eso es lo que le ha marcado y le ha lastrado al descenso. Está claro que las dos últimas jornadas han sido la clave, pero sinceramente ha sido merecido porque el equipo no ha tenido un estilo de juego, un esquema y una regularidad por una clara falta de comunicación entre el cuerpo técnico y los jugadores.

C.S.- ¿Se podría haber evitado?

M.B.- A toro pasado todo el mundo cree que un cambio de entrenador habría sido beneficioso, pero yo nunca abogué por ello. Siempre he pensado que si tú apuestas por un proyecto desde el principio de la temporada tienes que morir con él y es lo que ha hecho el Real Valladolid y más en la situación en la que estamos. No olvidemos que el club está en concurso de acreedores, que el club debe tener una viabilidad económica para obtener la supervivencia por encima incluso de estar en Primera División

C.S.- ¿Quién ha sido el máximo responsable de esta desastrosa temporada: el presidente, el cuerpo técnico, el entrenador, los jugadores, todos…?

M.B.- Todos. El primero es el presidente. Él mismo lo ha reconocido como máximo accionista y dueño del club y es el primer responsable de esta situación. Después, el director deportivo también tiene su parte de culpa, a pesar de que ha tenido unas limitaciones económicas máximas y con eso ha tenido que trabajar. Y el entrenador y los jugadores indiscutiblemente; son los que están a pie de campo y el entrenador es el que debe transmitir su forma y su estilo de juego y los futbolistas, los encargados de plasmar ese estilo y ese sistema de juego que les proporciona el entrenador.

Desde el primero al último han fallado todos y los que nunca lo han hecho, y siempre hay que decirlo, son los trabajadores del club: el jefe de prensa, el director de comunicación, el jefe de operaciones, la secretaria, el utillero… En un descenso siempre hablamos con el presidente, el director deportivo y los jugadores y se nos olvidan todos los trabajadores que de verdad sufren igual o más ese descenso.

Desde el primero al último han fallado todos y los que nunca lo han hecho, y siempre hay que decirlo, son los trabajadores del club

C.S.- Hay una máxima en el fútbol que dice: “Se juega como se entrena”. Alguien como usted, que ha seguido la evolución, o más bien involución, de los entrenamientos día tras día, ¿cree que ha habido falta de trabajo o de calidad?

M.B.- Cuando subes a los Anexos ves entrenar y al final has visto el trabajo de unos cuantos entrenadores. Veía todos los entrenamientos completos a pesar de las dificultades que a veces suponía y tengo que decir que me gustaba cómo entrenaba el equipo con Juan Ignacio Martínez y entiendo que eso es una virtud del entrenador. Entrenaban mucho más intensos que en la era de Miroslav Djukić y daba la sensación de que eso se tenía que plasmar en el campo. Esta vez no se ha jugado como se ha entrenado y en cuanto a la calidad de los jugadores, y esto lo he dicho más de una vez públicamente, no estoy de acuerdo con que fuese mejor equipo que el año pasado. Mejoramos en portería porque teníamos dos porteros muy solventes, perdimos en algunos puestos, como el de central hasta que se fichó a Mitrović, perdimos en mediapunta con la marcha de Alberto Bueno y perdimos en banda tras la huida de Ebert. Siempre dije que este año había menos calidad que la temporada pasada y al final se ha demostrado.

C.S.- Los periodistas deportivos de Valladolid coincidís en señalar que el Real Valladolid bajó realmente en la jornada 37 cuando perdió por 4-3 ante el Real Betis un partido que a falta de 15 minutos estaba ganado y controlado. ¿De verdad ha tenido tantísima relevancia ese encuentro en el ánimo del vestuario?

M.B.- Fue clave porque la salvación del Real Valladolid dependía de él mismo con un calendario asequible donde te enfrentabas a un colista y desahuciado Real Betis que, por mucho que se jugase en su casa, es más fácil enfrentarse a un Betis que a un Madrid, Barcelona o Atlético; y recibiendo en tu casa a un Granada que, de haber hecho los deberes ante el Betis, probablemente un empate podría haber valido, con lo cual estaba en nuestra mano. En el partido del Benito Villamarín hubo cosas raras. Me sorprendió el planteamiento de juego directo de ida y vuelta, de no saber amarrar un partido y no saber jugar. Lo que vemos en otros clubes y aquí no, que no nos gusta, pero que cuando observamos que funciona nos gustaría hacerlo a nosotros. Tampoco entiendo que si quieres salvarte te gane el colista. Esto hizo llegar al partido contra el Granada sin depender de nosotros mismos y ese día era realmente complicado que se dieran los resultados que nos favorecieran. Desde hace dos meses a los periodistas de Valladolid nos llegaron rumores de que el Rayo-Getafe acabaría con empate o victoria getafense. Siempre pasan cosas raras en la última jornada y eso es lo que circulaba por el mundo de los periodistas deportivos.

C.S.- Y también el mundo de los presidentes. Suárez aseguró en varios medios nacionales conocer el resultado de algunos partidos antes de jugarlos.

M.B.- Sí, pero nunca especificó cuál y si él no lo hace, nosotros tampoco. Es cierto que algún compañero sacó que el Rayo-Getafe estaba siendo investigado y las pruebas están en que no ha habido ninguna investigación firme debido a una legislación que no permite investigar a la policía y si lo está haciendo, no es público y así es muy difícil demostrar que eso es así, aunque la sensación sea extraña.

C.S.- Lo hecho, hecho está y ahora no sería el momento de encontrar culpables, sino de aportar soluciones. ¿Cómo ve el futuro del club?

M.B.- Voy a decir lo mismo que el dueño del club: el futuro es viable. El club está en concurso de acreedores. Debería haber salido en enero o incluso el año pasado, pero por una serie de matizaciones se ha largado en el tiempo, lo cual beneficia al Real Valladolid. A pesar de que suene extraño, estar en concurso de acreedores permite mantener una regularidad y un orden económico que ha hecho que los jugadores y los empleados estén al día. Bajar a Segunda es un palo empezando por los ingresos. Pasas de recibir unos 17 millones de euros por derechos televisivos a percibir entre 2,5 y 3. Es cierto que la Liga de Fútbol Profesional desde hace unos años tiene una compensación por el descenso que en este caso al Real Valladolid le va a corresponder entre 7 y 8 millones a recibir en dos años: el primer año un 60% y el segundo un 40%, una cantidad importante, pero que no palía la diferencia respecto a los derechos televisivos. Después está claro que habrá una merma en la masa social y en el salario de los jugadores.

La obligación de la temporada que viene no será el ascenso, aunque todos queramos. Primero hay que asentarse económicamente porque empezamos con una deuda de 71 millones de euros y cuando salgamos del concurso de acreedores sólo deberemos 45. Son unas cifras que cualquiera que lea esto es pensar que es una locura, pero en el mundo del fútbol son asumibles por desgracia, porque el fútbol está fuera de la realidad.

La obligación de la temporada que viene no será el ascenso, aunque todos queramos. Primero hay que asentarse económicamente

C.S.- En los últimos diez años los compañeros de la prensa deportiva y la afición hemos vivido tres descensos. ¿Cómo motivar a esa masa social, a la que antes se refería, ante tal inestabilidad?

M.B.- Todos los periodistas hemos llegado a la misma conclusión: que vuelva Mendilíbar. Es la mejor motivación para cualquier aficionado. En la web de El Día de Valladolid publicamos una encuesta el día siguiente del descenso sobre quién quería que fuera el entrenador la próxima campaña. Dimos tres opciones: el entrenador de esta pasada temporada, Juan Ignacio Martínez, José Luis Mendilíbar y Eusebio Sacristán. Apenas 24 horas después, más del 80% de los participantes eligieron a Mendilíbar. Creo que con eso está dicho todo. Si no viene Mendilíbar, que es complicado, pero es una opción que está ahí, el entrenador que venga debe ser un perfil Mendilíbar-Djukić y la principal motivación es que el trabajo esté bien hecho. Lo único que deseo es que el equipo tenga un estilo de juego.

C.S.- Hablar en Valladolid de Mendilíbar es casi hablar de Dios. Sin embargo, su relación con Suárez no es buena.

M.B.- Según el propio Suárez sí es buena, aunque siempre he pensado que en el mundo del fútbol es complicado tener buenas relaciones. Pocos futbolistas son amigos de entrenadores y viceversa y pocos presidentes tienen amigos que son entrenadores. Al final, son todo intereses. Un entrenador vallisoletano ajeno al fútbol habla de la soledad del entrenador y el egoísmo del jugador. Eso te resume lo difícil que es tener amigos entre los diferentes estamentos del fútbol: clubes, entrenadores, jugadores y árbitros.

Estar en Primera División implica mayores réditos económicos para los periodistas deportivos

C.S.- A un periodista deportivo de Valladolid, ¿cómo le afecta profesionalmente el pasar de ser un periodista de Primera a ser uno de Segunda?

M.B.- Con eso ya vale, ¿no? Un amigo me preguntaba si afectaba y afecta de varias formas. A muchos compañeros les afecta económicamente. Estar en Primera División supone entrar a nivel nacional en antena en radio muchas más veces y eso implica mayores réditos económicos. A las ediciones de los periódicos nacionales (Marca, As, Mundo Deportivo, Sport…) mucha más cobertura; normalmente son periodistas de Valladolid los que escriben y cobran más por pieza; y a los periodistas que somos más locales pasamos de escribir de Cristiano Ronaldo, Leo Messi y Diego Costa a escribir sobre jugadores de Segunda. Está muy bien escribir los derbis contra el Numancia, el Mirandés, la Ponferradina y ojalá suba el Guijuelo, pero es una diferencia muy importante y no es lo mismo. Además, tus lectores y las ventas se resienten. En periódico se devora mucho más un Real Valladolid-Real Madrid que un Real Valladolid-Real Jaén, dicho con todos los respetos para este club andaluz hacia el que no tengo nada en contra.

C.S.- ¿Volveremos?

M.B.- ¡Sí, hombre! Es complicado decir cuándo volveremos. Tengo claro que el Real Valladolid va a ser favorito al ascenso porque es un equipo recién descendido. Hace unos días veía el vídeo de un aficionado que aseguraba que no era tan malo descender porque el próximo año ganaremos muchos más partidos, tendremos muchas más alegrías y después celebraremos un ascenso. No sé si en un año vamos a ascender; me encantaría en junio estar en la Plaza Mayor celebrando el ascenso como las dos últimas veces he hecho como periodista y disfrutado, pero lo primero es hacer unos buenos deberes económicos, sanear poco a poco el club y mantener una estabilidad.

La Segunda del año que viene va a ser increíble: Zaragoza, Mallorca, Osasuna, Betis… Va a ser una de las más potentes de los últimos años y con muchos favoritos. De hecho este año el Real Zaragoza era claro favorito se ha dado un gran golpetazo, igual que el Mallorca, con lo cual el Real Valladolid tiene que ser consciente de que los equipos que bajan, salvo contadas excepciones, el primer año lo pasan muy mal. Probablemente lo pasemos muy mal o ascendamos directamente, no lo sé, pero volveremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s