Chaves Nogales, el maestro olvidado


 

Redacción elTINTERO / @apv_valladolid

2013042635poster-2Después de décadas de olvido, en los últimos años el periodismo y la literatura española está recuperando a su maestro olvidado. Es una de las figuras más destacadas del periodismo español del siglo XX y que, sin embargo, quedó en el ostracismo. Manuel Chaves Nogales, un periodista sevillano que tuvo que abandonar España en 1936, poco después de que estallara la Guerra Civil y que nunca pudo volver a pisar nuestro país.

Ahora, se reivindica la figura de Chaves Nogales como uno de los periodistas más íntegros y comprometidos. Quizá uno de los datos más gráficos es que era uno de los intelectuales ‘fusilables’ tanto por el bando nacional como republicano. El propio periodista escribió de su salida de España: “Me fui cuando tuve la íntima convicción de que todo estaba perdido y ya no había nada que salvar, cuando el terror no me dejaba vivir y la sangre me ahogaba. ¡Cuidado! En mi deserción pesaba tanto la sangre derramada por las cuadrillas de asesinos que ejercían el terror rojo en Madrid como la que vertían los aviones de Franco, asesinando mujeres y niños inocentes. Y tanto o más miedo tenía a la barbarie de los moros, los bandidos del Tercio y los asesinos de Falange, que a la de los analfabetos anarquistas o comunistas”. Una barbarie que relataría en su obra “A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España” y que vio la luz en 1937 en Chile.

Son muchas las publicaciones que en los últimos años nos enseñan la historia de Chaves Nogales, entre ellas el intenso trabajo de su biógrafa María Isabel Cintas Guillén. Pero ha vuelto a despertar todo el interés de la profesión gracias al libro y documental “Manuel Chaves Nogales. El hombre que estaba allí” de Luis Felipe Torrente y Daniel Suberviola. Un cortometraje nominado al Goya 2014 al Mejor Corto documental. Una defensa e investigación en la que participan nombres tan destacados como Mario Vargas Llosa, Andrés Trapiello, Antonio Muñoz Molina o Soledad Gallego – Díaz.

En mi deserción pesaba tanto la sangre derramada por las cuadrillas de asesinos que ejercían el terror rojo en Madrid como la que vertían los aviones de Franco, asesinando mujeres y niños inocentes. Y tanto o más miedo tenía a la barbarie de los moros, los bandidos del Tercio y los asesinos de Falange, que a la de los analfabetos anarquistas o comunistas.

La trayectoria de Manuel Chaves Nogales es corta pero muy intensa y destacada. Nació en Sevilla en 1897 en una familia con sangre de periodistas, profesión a la que se dedicaba su padre y su tío. Desde joven colaboró con medios sevillanos y antes de aquel fatídico 1936 trabajó en La Voz y ya en Madrid en El Sol, el Heraldo de Madrid y Ahora. En estos años ya destacó por su claridad a la hora de escribir, algo poco común en la época y por sus crónicas desde el extranjero que le valieron varios reconocimientos importantes. Después de tener que abandonar España, trabajó en medios de Francia, Inglaterra e hispanoamérica. Llegó a formar parte del equipo de la BBC y a dirigir la Agencia Pacific Press. Sin embargo, esta prometedora y fulgurante trayectoria terminó demasiado pronto al fallecer por enfermedad en 1944.

Chaves Nogales fue uno de esos reporteros de los que ya no quedan. De los que miraba, analizaba y contaba lo que veía sin grandilocuencia ni circunloquios. Uno de los reportajes que se recuerda en el documental hablaba en 1933 de los riesgos que veía en las juventudes que organizaba Hitler en Alemania. Avisó del peligro de su militarización, cuando todavía nadie quería ver el monstruo que se estaba generando. Aquí y en otros muchos trabajos a lo largo de su trayectoria destacó por su lucha contra los totalitarismos. Gran narrador y cronista su obra merece una lectura y este documental al menos un visionado. El llamado Nuevo Periodismo de Truman Capote o Tom Wolfe ya lo practicaba Chaves Nogales años antes. La guerra y el odio que él describió ni siquiera le permitieron volver a España una vez fallecido, y sus restos se encuentran en Londres. Al menos el periodismo español está comenzando a devolverle todo lo que le debe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s