Carmela Ríos: “La televisión es quien más tajada está sacando de Twitter”


Texto y fotos: Maje Muñiz / @ladymaje

IMG_9875Carmela Ríos presentó ante los alumnos de Periodismo de la Universidad de Valladolid las ventajas de utilizar Twitter como “tu propio medio, un mini CNN+”. La charla cerró el ciclo de conferencias de InforUVa por este curso académico. Ríos fue galardonada con el premio de periodismo digital Ortega y Gasset el pasado 2012 por su labor tuitera desde la Puerta del Sol en la acampada del 15-M a través de su dispositivo BlackBerry. Al finalizar su encuentro en el Salón de Grados de la Facultad de Filosofía y Letras, habló con El Tintero.

Maje Muñiz.- ¿Por qué Twitter? ¿Cómo y cuándo entras en esta red?

Carmela Ríos.- Entro en la red en agosto de 2009 estando de vacaciones en Ceuta, mi ciudad natal. No sabía exactamente para qué servía. De hecho, no había un uso muy extendido. Lo dejé un poco apartado porque trabajaba para una cadena de noticias que me exigía una dedicación de 24 horas y no tenía tiempo para contar cosas que no fuesen en el directo de televisión. Date cuenta que estamos hablando de los años de la instucción Gürtel: la Audiencia Nacional, donde prácticamente vivía para una cadena que se dedicaba a hacer noticias. Digamos que descubro Twitter cuando CNN+ cierra y cuando doy esa noticia, confirmada por un par de fuentes, que debe ser contada. La forma de contar una noticia desde una red social era desde Twitter y con una marca personal. Digamos, con mi pequeño CNN. A partir de ahí dije “pues a ver qué podemos hacer con esto”. Y se puede hacer liveblogging *, minuto a minuto, enlazar a cosas interesantes, dialogar con los que son tus seguidores y los que no, charlar con tus colegas, hacer fuentes, informaciones, ver cosas que están pasando en el otro lado del mundo…

Twitter es bastante impredecible; nosotros podemos pensar que tiene una utilización muy concreta y hay gente que está haciendo algo completamente diferente

M.M.- No sé si crees que los periodistas hemos creado nuestra propia burbuja tuitera y pensamos que todo el mundo usa Twitter de la misma forma que lo hacemos nosotros…

C.R.-Has dado en el clavo. Es, como todas las redes sociales, bastante impredecible en el sentido de que nosotros podemos pensar que tiene una utilización muy concreta y hay gente que está haciendo algo completamente diferente. Pasa con esto y pasa con otras cosas. Creo que no está mal recordarse para quién trabajemos. Dicho esto, te digo que Twitter es también lícito para comunicarse con otros periodistas. Yo tengo mejores amigos periodistas ahora porque hablo con ellos aunque no tenga la oportunidad de tomarme una cerveza con ellos a diario. Es como una especie de pequeño cortijo que no representa el resto de Twitter y la naturaleza del resto de personas que lo usa y para las que el periodista debería trabajar. Tengamos claro que yo quiero Twitter para trabajar, para ser periodista, no para echarme unas risas con mis amigos. Ahora, puede ser que otros periodistas lo hagan para hacer esto último con otros periodistas. No hay uso mejor o peor.

M.M.- No sé si estás al tanto de algunas cuentas de gente que en su biografía tiene puesto que es periodista y, desde su casa, te tuitea lo mismo los incendios de Galicia que una manifestación en Madrid. ¿Crees que dañan la imagen de quienes de verdad tuitean en directo desde el lugar de los hechos?

C.R.- Eso son los efectos indeseados. Se hace mucho y se hace muy bien, yo misma lo he hecho: cuando empezó la protesta en Túnez. Si tú sigues las cuentas buenas y los medios buenos, puedes seguir un conflicto y dar una buena información. Lo poco honesto sería no avisar de que no estás allí.

M.M.- ¿Estaríamos hablando actualmente del llamado “periodismo ciudadano” si no existiese la omnipresencia de las nuevas tecnologías?

C.R.- No. No creo mucho en ese término, pero se llame como se llame, sin Red hubiese sido imposible.

M.M.- ¿Existe la rentabilidad y viabilidad de contenidos únicamente online?

C.R.- Sí, absolutamente. Empezamos a ver experiencias existosas: eldiario.es es una de ellas, un diario digital nacido con una vocación de periodismo.

M.M.- Pero también con una marca personal muy fuerte detrás, teniendo en cuenta los nombres que tiene como puede ser Ignacio González, Juanlu Sánchez u Olga Rodríguez.

C.R.- Tienes gente muy buena y que conoce muy bien Internet porque llevan muchos años trabajando en esto. Pienso que han sabido hacer un modelo de negocio viable basado en publicidad y, sobre todo, en el compromiso de los lectores. En la España actual, la independencia se premia. Es lo que estamos viendo con otros como InfoLibre. Si sobre un medio cae la sospecha de condicionamiento econónimo, por cualquier motivo, sobre su credibilidad y sobre su modelo de negocio, eso se nota. Los modelos de negocio, a la salida de la crisis, provocarán una nueva manera de trabajar. Hay medios como el francés Le Monde que promociona las cuentas personales de sus periodistas tuiteando desde zonas de conflictos.

En la España actual, la independencia se premia. Si sobre un medio cae la sospecha de condicionamiento econónimo, por cualquier motivo, sobre su credibilidad y sobre su modelo de negocio, eso se nota

M.M.- Un intento similar existe en España, como es el caso de las cuentas de algunos periodistas que trabajan para TVE, en cuyos perfiles de Twitter aparece precisamente estas siglas, que tienen que quitar de este nickname cuando ya no trabajan para ellos, como ocurrió con Ana Pastor.

C.R.- Craso error. No necesitas ponerle a tu nombre en Twitter el nombre de tu medio. Ana Pastor es un claro ejemplo para esto: ella era una marca personal muy potente antes y lo sigue siendo ahora en La Sexta y en CNN. Es una gran periodista esté donde esté. Los medios tienen que entender que también son el valor y la credibilidad de toda su plantilla.

M.M.- Hablando de marcas personales y de La Sexta, ¿seguiste el falso documental sobre el 23-F de Évole? ¿Qué te pareció la respuesta de la gente?

C.R.- Yo puse un tuit: “Jordi Évole rozando El Larguero”. Era un experimento al límite. Me conmocionó y me gustó más después. En el momento me sentí casi agredida. Removía lo que siento como periodismo: intentando hacer creer como periodístico lo que no era. Esto, en el higadillo, no me gusta nada.

M.M.- Además, viniendo por el recién nombrado “Periodista del año” por la Asociación de la Prensa de Madrid...

C.R.- Claro, claro. Él se la jugó mucho. En el momento no entendía muy bien, pero después tenía una carga de lección que era perfecta. Fue un buen ejercicio.

M.M.- ¿Incluso involucrando a otros periodistas como fueron Gabilondo y Ónega?

C.R.- Yo creo que, en ese sentido, si tú quieres asumir el riesgo, perfecto. Lo que quiso mostrar ese reportaje, mereció la pena solo por el día de debate posterior sobre periodismo, credibilidad y televisión.

M.M.- ¿Crees que los programas se están adaptando bien a lo de poner hashtags ** para que las audiencias lo tuiteen? ¿Se contabilizan los aumentos que esto provoca en la cuota de pantalla?

C.R.- Ese es el modelo de la televisión social y se ha comprendido que Twitter es la pequeña pantalla compartible con esa otra pantalla. La televisión es quien más tajada está sacando de Twitter. El hecho de que muchas personas hablen de un programa de televisión incita a otros tuiteros no televidentes a ver de qué están hablando los primeros. Es lo que pasó con el programa de Cuatro, “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” u otros programas de telerrealidad: seguirlos a través de Twitter es tan divertido que, evidentemente, para participar en el debate, necesitas verlo. No sé si hay datos concretos, pero quien hace eso bien, saca una buena rentabilidad.

Twitter es la pequeña pantalla compartible con esa otra pantalla. La televisión es quien más tajada está sacando de Twitter

M.M.- ¿Crees que el 15-M se centró demasiado en lo que estaba pasando en Madrid y en las redes se dejaba un poco de lado lo que sucedía en otras plazas y acampadas españolas?

C.R.- El 15-M fue muy esclavo de Sol. Que se ocupe ese lugar, con todo el simbolismo que tiene no por ser solo el kilómetro cero desde el que parten todas las carretera de España: por estar frente al edificio de la Comunidad de Madrid, por ser una sede oficial durante el Franquismo donde mucha gente sufrió torturas… También fue simbólico para el extranjero, como continuador de la primavera árabe. También es verdad que los medios son muy centralistas.

M.M.- Ya para terminar, ¿cómo ves el futuro del periodismo? Con Twitter, sin Twitter… en líneas generales.

C.R.- Creo que va a ser diverso. En formatos, en contenidos, en soportes… De esta revolución se sale. Habrá mucha crisis, pero yo creo que todo el mundo está de acuerdo en que periodismo no debe morir. No va a morir.

 * liveblogging: blogueo en directo.

** hashtags: etiquetas en Twitter. Facilitan las búsquedas de un término y se escriben sin espacios tras una almohadolla (#)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s