“Una dieta informativa de ciento cuarenta caracteres es anoréxica”


RUBÉN BLANCO / @rbnarros

OLYMPUS DIGITAL CAMERANos hemos malacostumbrado a dar noticias negativas sobre el mundo del Periodismo y apenas sabemos reaccionar cuando la balanza cae del otro lado. Sin embargo, llegar a cumplir veinticinco años de dedicación a la noticia y a su difusión bien merece un reconocimiento tanto de los profesionales como de la sociedad en su conjunto. La agencia de noticias ICAL está de celebración y lo quiere compartir con los protagonistas de sus informaciones durante todos estos años: los ciudadanos. Hasta ellos acercará una exposición de fotografías que recorrerá las nueve provincias de Castilla y León así como las ciudades de Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, A Coruña y Lisboa. También se retomará la edición del libro El arte de informar, en esta ocasión centrado en los años 2011-2013, “Los años de la recesión”, que pretende estimular la memoria de lo acontecido durante este tiempo a través de las imágenes más representativas. Por último, el próximo 30 de enero, se celebrará el acto de entrega de los Premios ICAL al Compromiso Humano fallados el pasado mes de diciembre y que pretenden reconocer a las personas no solo su éxito en su vida profesional sino en el aspecto más humanista y de implicación con el resto de la sociedad.

Desde finales del 2007, el Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, Luis Miguel Torres Chico (Horcajo de las Torres, Ávila, 1972), dirige esta agencia a la que augura futuro ya que “sin Periodismo no hay sociedad”.

Rubén Blanco.- Inmersos en la celebración del 25º aniversario de la agencia ICAL, no estaría de más recordar cómo fueron sus inicios…

Luis Miguel Torres.- En 1989 la realidad autonómica estaba ya bastante consolidada y surge la necesidad de ampliar la implantación provincial de los periódicos de la Comunidad con la información que afectaba a todos de forma directa. A través de la unión de nueve cabeceras consiguen, por un lado, disponer de corresponsalías para saber lo que sucede en el resto de provincias e informar sobre ello en sus páginas y, por otro, seguir construyendo la realidad autonómica. En 2001-2002 se produce un cambio de concepto en la agencia, gracias a la llegada de Promecal, poniendo en valor dos aspectos que se convertirán en las señas de identidad de la misma: la utilización de internet y la apuesta por el gráfico.

R.B.- ¿Qué supusieron esas dos herramientas?

L.M.T.- Internet permitió un acceso más fácil y rápido a las informaciones así como el abaratamiento en las transmisiones. En cuanto a la fotografía, el anterior director de ICAL, Rafael Monje, supo captar la importancia que estaba adquiriendo la imagen en la prensa diaria y que las agencias no lo tenían en cuenta. Fuimos de los pioneros en ofrecer ese servicio a nuestros clientes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAR.B.- Cada día, la plantilla formada por cuarenta personas, elabora en torno a unas cien informaciones, setenta fotografías y una docena de gráficos. Junto a ese trabajo, ¿qué ofrece ICAL distinto de otras agencias de noticias?

L.M.T.- Las previsiones informativas que enviamos a nuestros clientes a última hora de la tarde son muy valoradas. De esta forma, cada medio puede organizar el trabajo en su redacción sabiendo qué convocatorias estarán cubiertas por nuestra agencia y cuáles no. Además aportamos un plus de información propia, concentrada en los fines de semana, gracias a la elaboración de reportajes, entrevistas, etc. Junto a las fotografías e infografías o los resúmenes anuales, que venimos realizando desde el 2002, también disponemos de una sección de biografías y de organigramas de las distintas administraciones que se encuadran dentro de lo que denominamos información útil y de consulta para los profesionales que trabajan a diario.

R.B.- ¿Cómo ha vivido ICAL la crisis económica?

L.M.T.- Se ha vivido con preocupación. Es cierto que pese haber sufrido recortes la plantilla se ha mantenido prácticamente estable. El camino a seguir está siendo la contención en el gasto. Además, no hemos sido ajenos a las dificultades que han y están atravesando otros medios y los ciudadanos.

R.B.- Crisis económica que, circunscrita al mundo del Periodismo, parece agravarse. Aún así, son muchos los que deciden dedicarse a este oficio. ¿Cree que, tras acabar la carrera en la universidad, sería recomendable pasar por la redacción de una agencia de noticias?

L.M.T.- Es muy buena escuela para empezar a trabajar. Primero porque el modo de redacción es el que más se ajusta al canon académico. La estructura de la pirámide invertida sigue siendo el modelo a seguir en las agencias: lo más importante al principio y lo accesorio para el final. Además requiere rapidez en la transmisión y eso te exige agilidad en la estructuración de la información de forma sencilla. No te permite viajar a las nubes para después bajar. Todo ello genera una dinámica en el periodista que le hace ganar en tiempo y en seleccionar muy bien la información principal de la secundaria; de lo que es noticia y de lo que no, aportando rigor informativo.

El futuro del Periodismo, frente a los discursos agoreros, no lo veo con pesimismo; periodistas se van a necesitar siempre

R.B.- ¿Cómo ve el futuro de las agencias informativas?

L.M.T.- El futuro será el que quieran de nosotros los clientes. En términos generales, el futuro del Periodismo, frente a los discursos agoreros, no lo veo con pesimismo; periodistas se van a necesitar siempre. Es necesario recordar el lema de que sin Periodismo no hay democracia, pero es que sin Periodismo tampoco hay sociedad. No me gusta hablar de periodismo de calidad porque implica reconocer que existiría un periodismo que no lo es y a eso no se le puede llamar Periodismo, será espectáculo, entretenimiento, manipulación, intoxicación, cotilleo… pero no Periodismo.

Cosa distinta es saber cómo se transmitirá ese mensaje, cómo llegaremos hasta el público en los próximos años, si será o no en papel, a través de la Red… De lo que no hay duda es de que debemos reivindicar el papel del periodista desde su profesionalidad. Defender la mirada del periodista, salir a la calle con ojos de ver. Todo esto se pondrá en valor en un futuro junto al periodista en sí o a la marca para la que trabaje. Y en este modelo las agencias tenemos un hueco fundamental: suministrar noticias con un plus de rigor y de veracidad, en contraposición al periodismo ciudadano que surge sin contrastar y como mera forma de expresión personal, ya sea a través de un tweet o herramientas similares. En un tweet puedes contar muchas cosas pero no puedes profundizar en ninguna y una dieta informativa de ciento cuarenta caracteres es anoréxica. Twitter no puede sustituir la presencia del redactor ni del fotógrafo en el lugar de los hechos. Nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s