“Nuestra principal misión es trabajar contra el intrusismo profesional”


CARLOS SANTAMARÍA
Fotos: Fernando Sanz / EFE

Anagarrido1El pasado 19 de octubre se constituyó oficialmente el Colegio de Periodistas de Castilla y León. Lo hizo con la importante labor de representar a los profesionales castellanos y leoneses y garantizar su independencia. La Asociación de la Prensa de Valladolid está representada en la Junta Directiva de este órgano autonómico por su secretaria general, Beatriz S. Olandía, quien ejerce de vocal, y por su vocal de universidades, Ana Garrido, vicedecana de este Colegio autonómico.

Carlos Santamaría.- Enhorabuena.

Ana Garrido.- Muchas gracias. Tras más de un año de negociaciones al fin se ha constituido el Colegio.

C.S.- Teniendo en cuenta la situación tan precaria que está atravesando la profesión, ¿es éste el momento más adecuado para constituir un colegio oficial de periodistas en nuestra comunidad?

A.G.- Sin duda. Precisamente porque la situación actual del periodismo es muy difícil, es más necesaria que nunca la existencia de un colegio profesional, porque es un órgano capaz de defender a la profesión y luchar contra la preocupante falta de libertad que existe.

C.S.- ¿Cuáles han sido los principales inconvenientes para su creación?

A.G.- Siempre que nace algo es complicado unificar criterios. Al ser un colegio de carácter autonómico, cada provincia tiene sus particularidades y esto plantea ciertas tensiones en un primer momento. Por otro lado, lo que se ha producido hasta ahora ha sido la parte más árida, porque la elaboración de estatutos y las normas de funcionamiento no son las partes más atractivas.

C.S.- ¿Quién puede formar parte del Colegio?

A.G.- Los periodistas que están facultados para ejercer, es decir, los que están titulados o los que sin estarlo han sido reconocidos en su momento por la FAPE, la organización nacional de referencia para los profesionales del periodismo.

C.S.- No hace falta entonces haber pertenecido previamente a una asociación provincial.

A.G.- En absoluto, aunque las personas no tituladas que no hayan sido reconocidas por la FAPE no pueden formar parte del Colegio.

C.S.- ¿Cómo va a funcionar?

A.G.- Quizás es un poco pronto para responder porque hasta ahora ha habido una preinscripción de posibles colegiados y una Asamblea Constituyente donde se han aprobado los Estatutos y la elección de la primera Junta Directiva. Es ahora cuando empieza el resto del trabajo. Lo que se ha hecho es elegir a un delegado por provincia para que se ponga en contacto con los preinscritos de cada territorio y ya estamos confirmando las inscripciones para comenzar a cobrar la cuota en breve.

 Lo más importante que podemos ofrecer es la dignificación de la profesión;estamos atravesando un momento en el que resulta cada vez más imprescindible que haya organizaciones potentes capaces de trabajar por el interés de sus miembros

C.S.- ¿Qué competencias tendrá?

A.G.- Las de cualquier Colegio profesional, es decir, las que le faculta la ley y que no puede ejercer otra organización, como la regulación y la defensa de la profesión. Los Colegios profesionales son corporaciones de derecho público que están creadas para realizar la defensa y la representación de la profesión.

C.S.- ¿Qué más ofrecerá el Colegio a los periodistas de la Comunidad?

efe colegioA.G.- Lo más importante que podemos ofrecer es la dignificación de la profesión, lo cual no es poca cosa porque estamos atravesando un momento en el que resulta cada vez más imprescindible que haya organizaciones potentes capaces de trabajar por el interés de sus miembros, que en este caso es la defensa de una profesión que está atravesando momentos muy difíciles. Tenemos que profundizar en las condiciones de trabajo de los periodistas, que no son precisamente buenas en este momento. Debemos garantizar ciertos derechos que nos reconoce la Constitución como es el secreto profesional y la aplicación de la cláusula de conciencia, y nuestra principal misión es trabajar contra el intrusismo profesional porque ésta es una profesión que nunca ha estado regulada; en su momento se entendió siempre como un oficio, después se convirtió en una profesión, pero sigue existiendo una cierta barra libre que permite que todo el mundo sea periodista. Las redes sociales han provocado que ese espectro se haya abierto mucho más y parece más complicado establecer las diferencias entre quien es un verdadero profesional con una deontología y formación adecuadas y quien no lo es.

C.S.- ¿Cómo se va a financiar?

A.G.- Con las cuotas de los socios, igual que cualquier Colegio profesional. En ese aspecto hemos ofrecido a las asociaciones de la prensa provinciales unos convenios para que quienes sean asociados tengan una cuota superreducida a la hora de ser colegiados, a cambio de una contrapartida que sería que las asociaciones presten sus sedes y medios materiales, si los tienen, a los delegados del Colegio en cada provincia.

C.S.- Entonces no recibe ni un euro de las arcas públicas.

A.G.- En absoluto. Nosotros vamos a funcionar con las cuotas de los socios, que se empezarían a aplicar a partir de este mes de enero.

C.S.- ¿Con cuántos colegiados cuenta actualmente?

A.G.- Alrededor de 200.

Ahora que el Gobierno quiere acabar con la colegiación obligatoria es más necesario que nunca que exista un colegio porque, al fin y al cabo, supone garantías para los ciudadanos

C.S.- En Valladolid, de 190 socios se han inscrito únicamente 42. ¿A qué se debe este corto porcentaje, que apenas ronda el 25%?

A.G.- Me parece lógico. Lo primero porque siempre que nace algo nuevo hay personas que tienen una cierta expectativa y prefieren esperar a ver cómo empieza a funcionar, qué ventajas y qué inconvenientes tiene. Es algo que entiendo perfectamente. Por otro lado, se da una cierta pereza, llamémoslo así, por formar parte de un colegio puesto que todo el mundo sabe que el Gobierno en estos momentos pretende eliminar la colegiación obligatoria para la mayoría de las profesiones y eso creo que echa a mucha gente para atrás. Pero justamente porque el Gobierno quiere acabar con la colegiación obligatoria es por lo que pienso que es más necesario que nunca que exista un colegio porque, al fin y al cabo, supone garantías para los ciudadanos. Apostamos por crear un consejo general de colegios que pidan la colegiación obligatoria para ejercer determinadas actividades del periodismo, pero tanto si lo conseguimos como si no, al menos que el estar colegiado se convierta en sinónimo de calidad, de prestigio, en un instrumento para luchar contra el intrusismo. Si conseguimos todo eso, va a ser una garantía para los ciudadanos porque a partir de ese momento, la empresa que contrate a un periodista colegiado sabrá que ese periodista está perfectamente capacitado para ejercer como tal; no estando colegiado lo puede estar también, pero no estaríamos proporcionando esas garantías.

C.S.- Algunas asociaciones provinciales cuentan con una especial relevancia en la vida social y cultural de sus respectivas capitales. ¿Cuál será el papel del Colegio en la vida pública de Castilla y León?

A.G.- El que la vida pública quiera darle, pero no es nuestro objetivo tener una presencia social, sino la defensa, regulación y representación de la profesión periodística. Ahora bien, si conseguimos los objetivos primeros que nos hemos marcado, seguramente tengamos esa presencia, pero no es lo que perseguimos. Nuestro objetivo final no es ser visibles o estar presentes en la vida pública.

C.S.- ¿Conllevará la constitución de este Colegio de Periodistas a la desaparición de las asociaciones provinciales?

A.G.- Todo lo contrario. Mi opinión particular es que la creación de un colegio profesional puede incluso potenciarlas y hacerlas más visibles. En la última asamblea de la FAPE, celebrada en Cáceres, llegó a un acuerdo muy importante: el de la cohabitación entre asociaciones provinciales y colegios profesionales de carácter autonómico porque pensamos que el estar unidos nos hace mucho más fuertes en la defensa de la profesión. Es un hecho evidente que cuanto más desunidos estemos, será mucho peor para la profesión. Por tanto, nuestro objetivo máximo es cohabitar y convivir para que ese hecho sea posible. En los próximos meses deberemos trabajar mucho porque es un desafío, pero no olvidemos que la FAPE es la impulsora de los colegios y es la principal interesada en que exista una convivencia y que ésta vaya en beneficio de todo el colectivo profesional, que cuanto más unido esté, mejor se defenderá. No encuentro ninguna razón para que alguien que pertenezca a una asociación de la prensa no quiera estar colegiado porque no le proporciona más que ventajas. Va a seguir asociado y recibiendo los servicios que le preste su asociación, pero además con una cuota superreducida va a integrarse en una organización cuya principal misión es la defensa de su profesión. ¿Dónde está el problema? Yo lo tendría clarísimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s