Al otro lado de la frontera


PEDRO ALONSO / @pedro_alonso7

Pedro Alonso en Le MondeLa vida en el extranjero no es tan fácil como muchos la pintan. Una vez que has decidido tras pensarlo mucho, qué destino crees que se adapta mejor a tus necesidades y metas propuestas, hay una segunda parte, que requiere mucha paciencia y calma.

Este verano decidí apostar fuerte por París. La idea podía parecer desde un principio algo acertado, la situación en Francia a nivel de empleo tampoco es tan buena como se ve desde fuera, eso sí, no se puede comparar a la de España. Y no me arrepiento para nada, he podido disfrutar de nuevo de la riqueza y el atractivo de una ciudad como la capital francesa, pero una cosa está clara, la búsqueda de empleo también allí es difícil.

Tenía claro que lo primero que iba a hacer era intentar ponerme en contacto con los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, Internet), para presentarme personalmente y concertar entrevistas. Las distancias en una ciudad como París son enormes, por lo que tuve que planificar de antemano cómo llegar a cada medio. El gran sistema del Metro, facilitó mi tarea, aunque muchas de esas sedes estaban a más de una hora ir y otra volver, desde donde residía.

Uno siempre había soñado con conocer un día las redacciones de algunos de los diarios tan emblemáticos y de tanta importancia a nivel internacional como son Le MondeL´Equipe y tuve esa posibilidad. Eso sí, desde sus departamentos de Recursos Humanos me transmitieron la imposibilidad de contratar a nadie en estos momentos. La crisis en los medios de comunicación, que cada día despiden a un gran número de periodistas en nuestro país, también ha traspasado la frontera, y gran parte de esas redacciones únicamente cuentan con estudiantes en prácticas, lo que allí llaman “stage” o colaboradores que se ofrecen a publicar sus artículos sin recibir contraprestación económica alguna, los “pigistes”.

En Francia valoran mucho la molestia de la gente que postula a un puesto en una empresa, y siempre acaban contestando. Un amigo me decía:”Si a una compañía francesa le interesas, te llamarán. Si recibes un email, será para comunicarte que tu candidatura no ha sido aceptada”.

Decidí también apostar por las radios y las televisiones. Radio France International, RTL, France TV, NRJ Groupe, France Info y TF1, fueron mis siguientes puntos de visita. Cuando estás en un país como Francia, y al igual que sucede aquí, el tener contactos es fundamental. Mis problemas comenzaban ahí, ya que yo únicamente podía presentarme con un currículum perfectamente traducido en su idioma, acompañado de una carta de presentación, pero no iba avalado por nadie, lo que puso más cuesta arriba aún una respuesta favorable.

Respuesta que aún sigo esperando por parte de algunos medios, aunque más tarde o más temprano llegará, sea favorable o no, ya que en Francia valoran mucho la molestia de la gente que postula a un puesto en una empresa, y siempre acaban contestando. Un amigo me decía:”Si a una compañía francesa le interesas, te llamarán. Si recibes un email, será para comunicarte que tu candidatura no ha sido aceptada”.

También resultó complicado poder acceder a los jefes de prensa de los clubes deportivos. Mi pasión por el mundo del deporte, hizo que me animara a visitar las oficinas del París Saint Germain Handball, en el que tengo un buen amigo que seguro que muchos de vosotros conoceréis, de su paso por el Cuatro Rayas Valladolid. No es otro que el guardameta José Manuel Sierra. A través de un periodista vallisoletano, me puse en contacto con él y me presentó a la jefa de prensa del club, Sylvie Marsal. Con ella mantuve una agradable charla en la que me comentó que las decisiones se tomaban desde el equipo de fútbol, por lo que serían ellos los que decidirían.

Pedro Alonso en ParísSabía que no iba a ser fácil, pero el primer paso estaba dado. La dificultad sigue ahí, comprendo que no es sencillo para un extranjero involucrarse y formar parte del organigrama de un equipo profesional, pero no pierdo la esperanza.

Como han podido comprobar a través de estas líneas, los medios de comunicación en Francia, también atraviesan por un período difícil, en el que están sufriendo muchos recortes, reestructuraciones de plantillas y cierre de cabeceras. La crisis también les afecta y no es fácil recibir una respuesta positiva para poder formar parte de su estructura, aun contando con la experiencia necesaria o conociendo y hablando su idioma perfectamente. No hay que olvidar que uno allí es extranjero, y aunque sea duro decir esto, no parte con las mismas posibilidades que un periodista francés, por mucho currículum que presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s